¿Cómo está de amenazado el sector de la educación?

En los últimos años, el sector de la educación se ha vuelto más susceptible a los ataques cibernéticos debido a los siguientes motivos:

Beneficio económico: Un motivo para que los hackers lleven a cabo un ataque contra una institución educativa es a menudo un beneficio económico. Con las Universidades y Colegios manejando un gran número de cuotas estudiantiles, son el objetivo principal de los ciberdelincuentes.

Robo de datos: Todas las instituciones tienen datos de estudiantes y personal, incluyendo detalles delicados como nombres y direcciones. Este tipo de información puede ser valiosa para los ciberdelincuentes que podrían potencialmente explotar la información para un tercero.

¿Por qué los ataques cibernéticos se están volviendo tan comunes en el sector de la educación?

Como se ha visto anteriormente, las escuelas se han vuelto vulnerables a los hacks debido a los datos sensibles y a las ganancias financieras. Sin embargo, los ataques se han vuelto tan comunes y a menudo exitosos en detrimento de la industria.Veamos algunas razones clave:

Una falta de recursos:

Potencialmente la falta de presupuesto para invertir en ciberseguridad, ya sea en software de seguridad o en personal.

Cuestiones culturales:

Una cultura de “trae tu propio dispositivo” es común en las instituciones educativas y puede presentar dificultades para asegurar la red más amplia, particularmente con el personal de TI que ya se enfrenta a la escasez de recursos, sin una solución MDM adecuada.

Una ausencia de políticas:

Establecer políticas para usar la red y asegurarse de que se cumplan – puede ser difícil en grandes instituciones con una población de usuarios dinámica.

¿Cómo puede el sector de la educación tomar medidas en favor de la ciberseguridad?

Como ya se ha mencionado, los riesgos relacionados con la ciberseguridad derivados de los dispositivos tecnológicos siguen siendo una preocupación primordial para el sector de la educación. Por lo tanto, hemos ideado algunos consejos que recomendamos seguir para que los datos permanezcan seguros y protegidos en todo el sistema:

Protección con contraseña en ordenadores portátiles y otros dispositivos.

La gente se olvida de proteger su contraseña de forma segura, compartiendo información entre compañeros y otros miembros del personal. Por lo tanto, una de las primeras prácticas de ciberseguridad básicas, aunque más eficaces, es la seguridad y protección de las contraseñas.

Las mejores prácticas para proteger las contraseñas incluyen el uso de una mezcla de caracteres, no volver a utilizar las contraseñas proporcionadas por la universidad, cambiarlas anualmente y nunca compartir su contraseña.

Proporcionar capacitación en seguridad de redes escolares para el personal y los estudiantes.

La mayoría de las brechas de datos son el resultado de un error humano. Un régimen fuerte de seguridad de la red escolar no tiene gran importancia si los estudiantes y el personal no entienden cómo mitigar el riesgo. Por lo tanto, introducir la formación en ciberseguridad para todo el personal y los estudiantes que utilizan regularmente la tecnología en el recinto escolar. Dicha formación podrá incluir:

Cómo identificar sitios seguros e inseguros.

Detección de intentos de phishing u otras estafas.

Usar antivirus, malware u otra defensa de primera línea.

Si se invierte tiempo y dinero en la capacitación, la estrategia de mitigación será dos veces más eficaz; si se desarrolla un riesgo, es más probable que se detecte a tiempo y que se haga poco daño una vez que se haya abordado.

Colocar políticas claras y, lo que es más importante, asegurarse de que todo el mundo las siga.

Cuanto más sepa dónde están sus vulnerabilidades, mejor preparado estará para prevenirlas. Si ya dispone de políticas de ciberseguridad, una auditoría formal puede ayudarle a validar si su universidad está aplicando las políticas establecidas.

Las auditorías suelen ser realizadas por terceros. Si no dispone de políticas claras de ciberseguridad, una evaluación de su infraestructura tecnológica, de las políticas organizativas y de la formación de los usuarios puede proporcionarle una visión completa de dónde se encuentran sus mayores riesgos.

Importancia de la ciberseguridad en la educación

Es evidente que hoy en día ningún sector es inmune a la amenaza de un ciberataque y esto lamentablemente incluye escuelas y universidades. Los voluminosos datos que poseen estas instituciones, así como el creciente número de dispositivos conectados, hacen de este sector un dominio vulnerable para el ciberhacking.

Dada la complejidad de las redes actuales y de las amenazas a su seguridad, las soluciones antivirus tradicionales ya no son suficientes. Por lo tanto, seguir manualmente las mejores prácticas anteriores asegura que usted esté cubierto como una vecindad de todas las áreas. La seguridad cibernética ya no se considera sólo un problema de TI, sino que se aborda de manera integral en toda la organización y, por lo tanto, debe tratarse como un esfuerzo de colaboración para mitigarlo.